¿Por qué recalienta el motor de tu vehículo?


El sistema de refrigeración es el encargado de mantener la temperatura del motor dentro de los valores óptimos para su funcionamiento. Hay varias causas por las que puede dejar de funcionar correctamente con el consiguiente recalentamiento del motor. A continuación te detallamos las más habituales:


Radiador obstruido

El recalentamiento de un motor podría ser causado por la obstrucción del circuito interno del radiador. El óxido y las impurezas causan que el refrigerante no circule adecuadamente por el radiador y el resto de los conductos de refrigeración. Por ello es recomendable usar un limpiador una vez cada año, tras lo que hay que purgar el anticongelante del circuito de refrigeración y luego volver a llenarlo.

Pérdida de líquido refrigerante

Otra causa podría ser la pérdida del líquido refrigerante por alguna fuga en el radiador, las mangueras o la bomba de agua. Hay que tener en cuenta que éste último es el corazón del todo el sistema de refrigeración, ya que es el encargado de mover el líquido refrigerante por todo el circuito.


La pérdida de líquido refrigerante también se podría deber a que una tapa de radiador esté en mal estado. En este caso, no soportaría la presión del radiador y el líquido refrigerante se saldría, causando el recalentamiento del motor.


Para solucionarlo te recomendamos que lo lleves a un taller de confianza.

Ventilador eléctrico en mal estado

Otra de las partes del sistema de refrigeración que se debe verificar es el ventilador eléctrico del radiador. Tiene como función hacer pasar el aire desde fuera del vehículo a través del radiador y así poder disipar el calor del motor. Suele funcionar cuando el coche se desplaza a baja velocidad o cuando está detenido para que no supere la temperatura adecuada para su funcionamiento (que suele ser de entorno a los 90º).


Una de las situaciones en las que más tiene que trabajar es en los atascos. El coche tiene que arrancar y parar constantemente sin flujo de aire que lo refrigere. Además, aunque las velocidades sean altas, también puede funcionar para apoyar el aire que entra, si el coche se somete a un uso intensivo.

Radiador sucio

Esto puede ocurrir cuando se ha circulado por zonas con mucho barro, arena, hojas o cualquier otro elemento que pueda taponarlo lo suficiente como para que el aire no circule por él.

Para limpiarlo, hay que retirar todo lo que lo tape y usar un cepillo y jabón, para luego aclararlo con agua a presión asegurándote de que no queden restos. Esto es algo que le ocurre con mucha más frecuencia a los 4x4 o SUV que se suelan mover por el campo.

Termostato en mal estado

Un termostato en mal estado también puede causar el recalentamiento del motor. Se trata de una pieza que abre y cierra el flujo de líquido refrigerante entre el motor y el radiador. Se abre cuando el motor está caliente, para que el radiador comience a refrigerar, y se mantiene cerrado cuando el motor está frío, para que se pueda calentar rápido, sin que el radiador le extraiga el calor antes de tiempo.

Si el termostato se atasca cuando está cerrado, el liquido no llegará nunca al radiador. Esto causa que la temperatura siga incrementándose mientras el motor funcione, sin que el sistema de refrigeración pueda hacer su trabajo.

También puede pasar lo contrario: que cuando el termostato deje de funcionar se quede abierto. En este caso, la consecuencia es que el motor tarda mucho en calentarse hasta su temperatura óptima de funcionamiento. Las consecuencias de esta avería son el desgaste temprano de sus piezas y el mayor gasto de combustible.

En cualquier caso, si el termostato no funciona correctamente hay que sustituirlo, no eliminarlo. Si se quita esta pieza porque no deje refrigerar el motor, el líquido se moverá con completa libertad (incluso mayor que si se ha atascado en posición abierta), por lo que se pueden crear mayores problemas de los que se quiere solucionar.

Liquido refrigerante

Por último, tenemos el líquido refrigerante o anticongelante en sí mismo. Este fluido puede soportar altas y bajas temperaturas. Para que haga su función correctamente no se debe usar agua en su lugar, ya que facilitaría la aparición de óxido en el sistema de refrigeración favoreciendo muchas de la averías antes mencionadas.

Lo venden ya preparado directamente por poco dinero. Pero el líquido refrigerante podría ser una mezcla de 50% de agua destilada y 50% de anticongelante puro. Es conveniente renovarlo cada 2 o 3 años y en un taller de confianza te puedes asegurar de que se sustituya correctamente.

En #InnovaCarService te recomendamos que los mantenimientos y/o reparaciones lo realices en un taller con mecánicos profesionales y de su confianza.

Si desea cotizar nuestros servicios puede hacerlo a través de nuestra web o comuníquese a los teléfonos 01 370 8331; whatsapp 957397721 | 973273554 o escríbanos al correo electrónico innovacarservice@gmail.com

Visítanos en: Av. Víctor Alzamora 298 - Urb. Barrio Médico, Surquillo https://goo.gl/maps/t38E3hHK4dB2, contamos con un acogedor ambiente (sala de espera, WIFI y TVcable).

¡Aceptamos todas las formas de pago:💰efectivo, tarjetas 💳VISA y 💳 MASTERCARD sin recargo!

www.innovacarservice.com

142 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo